El blog de Footbie, tu comunidad de vídeos de fútbol. Compartiremos todas las novedades relacionadas con la plataforma y la comunidad.

Cuatro hermanos, un manco y un hombre con gafas contra el campeón de Europa

Podría ser la plantilla del equipo de tu pueblo: cuatro hermanos, dos jugadores mayores de 40 años, un adolescente en el banquillo, un jugador con gafas y otro sin brazo izquierdo. Un conjunto totalmente amateur, que vivió en 1971 uno de los episodios más curiosos de la historia del fútbol: un enfrentamiento con el Chelsea.

DOS CAMPEONES MUY DISTINTOS

El Chelsea acababa de ganar la Recopa de Europa ante el Real Madrid. Un equipo sólido, con un estilo de juego puramente inglés, en el que destacaban el portero Bonetti y el delantero Peter Osgood, uno de los emblemas de la historia del equipo.  Solo unos meses más tarde de proclamarse campeón, tendría que verse las caras con… el desconocido Jeunesse Hautcharage de Luxemburgo.

El Jeunesse Hautcharage ya había hecho historia. Un equipo de la tercera categoría de Luxemburgo, de un pueblo de unos 400 habitantes, había logrado ganar contra todo pronóstico la Copa de Luxemburgo y clasificarse de este modo para la Recopa de Europa. El asombro alcanzó el mundo entero cuando el sorteo deparó un enfrentamiento a doble partido contra el vigente campeón: el Chelsea.

TOTALMENTE AMATEURS

No se trataba únicamente de que ningún jugador cobrase un sueldo por jugar al fútbol, sino que la composición del equipo también era estrambótica. No en vano, no eran más que un equipo de un pueblo de Luxemburgo. Con cuatro hermanos como eje del equipo, un delantero con un solo brazo, un jugador que usaba gafas… El club tuvo que pedir ayuda para costear su viaje a Londres, y los propios jugadores, algunos de ellos electricistas, colaboraron en la instalación de una iluminación artificial exigida para jugar este tipo de partidos.

LA DERROTA MÁS ABULTADA DE LA HISTORIA

El Chelsea no tuvo piedad con su rival. 0-8 en la ida de Luxemburgo, y 13-0 en el partido de vuelta en Stamford Bridge, con un Peter Osgood apostando con Bonetti que conseguiría marcar al menos seis goles (logró cinco). Hasta la fecha, es el resultado global más abultado en una eliminatoria de competición europea, y no parece que pueda ser superado pronto. El Jeunesse se llevó un varapalo, pero también el elogio de los jugadores del Chelsea, que destacaron que, pese a la goleada y la patente inferioridad, sus oponentes nunca dejaron de luchar con dignidad.


No hay comentarios.

Responde