El blog de Footbie, tu comunidad de vídeos de fútbol. Compartiremos todas las novedades relacionadas con la plataforma y la comunidad.

El antihéroe de la Holanda de Cruyff

Jan Jongbloed fue el portero de Holanda en las dos finales de la Copa del Mundo perdidas por la Oranje. La decisión de que formase parte del equipo fue controvertida, e impidió que la generación dorada neerlandesa formase parte del cuadro de campeones del mundo.

Jongbloed tenía 33 años cuando fue convocado para el Mundial de 1974. Su último y hasta esa fecha último partido con la selección databa de 1962. El portero, que ni siquiera jugaba en un equipo puntero del país, se vio beneficiado por la polémica entre Jan van Veberen y Johan Cruyff. Van Veberen había osado criticar los privilegios del ’14’, y Cruyff lo convirtió en una cuestión de “o él o yo”. Obviamente, salió vencedor de su pulso contra federación y entrenador.

Así fue como Jongbloed viajó a Alemania y, contra todo pronóstico, se estableció como titular de la selección, pues su estilo de juego encajaba bien con el “fútbol total” desarrollado por el combinado nacional, aunque distaba de ser un portero ortodoxo. De hecho, en numerosas ocasiones jugaba sin guantes, y durante todo el torneo, lució el dorsal número 8. Además, se decía que era miope.

A pesar de las peculiaridades, Jongbloed cuajó un buen campeonato bajo palos hasta la gran final ante Alemania. Aunque Holanda empezó ganando el partido decisivo, los germanos remontaron con goles de Breitner y Gerd Müller, dos tantos que dejaron en evidencia al portero neerlandés, que ni siquiera trató de atajar el balón.

Increíblemente, Jongbloed fue convocado de nuevo para la cita mundialista de 1978. Holanda volvió a avanzar rondas gracias a su estilo vistoso, pero fue incapaz de superar el último escollo: la final ante Argentina. Jongbloed volvió a quedar retratado en dos acciones decisivas que supusieron el triunfo de la Albiceleste, en el que sería su último partido con la selección.

A pesar de su fracaso con Holanda, Jan Jongbloed aún ostenta dos récords difíciles de superar. Es el futbolista más veterano en jugar un partido de Eredivisie, y además, nadie ha disputado tantos partidos en primera como él.


No hay comentarios.

Responde